Lo digo como lo siento #83




'Jamás puedes confundirla ( a una modelo ) con una profesional de la moda, & muchísimo menos a partir de los ochenta cuando esa diferencia quedó marcadísima porque las modelos empezaron a ser auténticas superestrellas.

Mientras la modelo es siempre más ambigua & delgada, la miss no tiene miedo a resultar más femenina & curvilínea. No teme al exceso: pendientes exagerados, pelo teatral, maquillaje dramático, volantes & estampados... Todo vale. A una miss no le sobra nada. Cuanto más vulgar es, más miss resulta.'


[ 'Una miss no es una modelo'. Experto en pasarelas. Reportaje 'I Miss You', revista Vanity Fair España, agosto, 2013. ]

No hay comentarios: