Hoy quiero confesar que desde siempre me gustan los trajes de novia #160

[ Queridos & Queridas: resulta que al monasterio de Santa Rita ( en Cascia, Italia ) las mujeres iban a rezar por la felicidad de sus matrimonios, ya que la la santa fue una novia obligada a casarse y una esposa maltratada. Algunas empezaron a donar sus vestidos de novia, y la hermana María Laura que fue costurera antes que monja, ni corta ni perezosa decidió con ellos montar un taller para volver a ponerlos en circulación a cambio de la voluntad. Ahora María Laura, que podría ser como mínimo nominada a algún premio de visión empresarial, recibe a una media de tres futuras esposas a la semana, que acuden a buscar una ganga de segunda mano para lucir el día de su boda & de paso pedirle a la Santa no terminar como ella. A dios rogando y con el mazo dando. ]


No hay comentarios: