Planazo Fashionhorrors: exposición 'Mind Games' de Tactelgraphics en la UPV

“Mind Games”, es el título de la exposición que conmemora los 10 años del dúo formado por los diseñadores/artistas Ismael Chappaz (Valencia, 1982) y Juanma Menero (Vila Real, 1982) en La Sala Josep Renau en la Universidad Politécnica de Valencia, exposición que tuvo un previo en la sala de Exposiciones del Rectorado de la Universidad Miguel Hernández de Elche y que ahora se expone en Valencia ampliándola con obras nuevas.

En esta muestra podemos ver series y obras como, “My Juvenile”, “La Piscine”, “Somewhere over the Samer”, ”Lost Boys”, “Meshes of the Afthernoon” o  la más reciente “Tacteland”, entre otras.


 'La Piscine suite 2', de la serie 'Somewhere Over The Summer'.
 'Lost Boys'.
 
 'Meshes of the Afternoon', montaje de la galería Mister Pink.

'Vanished', montaje de la Sala del Rectorado de la UMH, Elche.


TACTELGRAPHICS EN TACTEL LAND: DE LO REAL Y SU TRANSFORMACIÓN

Difícil tarea la de abordar la actividad artística de Tactelgraphics obviando la faceta en la que se han volcado en los últimos  años (su labor al frente de la galería Espai Tactel), y que les ha servido para un mayor conocimiento de los engranajes del arte desde otras posiciones. Dejando a un lado su impecable aportación al ámbito galerístico nacional y atendiendo a los dominios de su creación, la primera idea que me asalta tiene mucho que ver con aquella frase de Roberto Matta de que: “no se puede representar lo real sino en estado de constante transformación”. Una afirmación emitida por uno de los últimos pintores surrealistas, que puede leerse como una advertencia para mantener activa la vigilancia de la creatividad. El que se dedica al oficio de representar lo real y sus variaciones también es un agente que se puede transformar o renovar entre un proyecto y otro, y aún así en muchos casos se le reconoce. 

Estas ideas pueden detectarse en la trayectoria que desde el año 2005 vienen realizando Ismael Chappaz (Valencia, 1982) y Juanma Menero (Vila-real, 1982). Los motivos para que, a pesar de las transformaciones, siempre sean reconocibles los proyectos de estos artistas son resultado de la combinación de una batería de referentes comunes a la generación de los nacidos a comienzos de los ochenta, con una tradición entendida de una manera muy particular y con un material de creación propia para cada ocasión. Tactelgraphics se han posicionado en una senda entre la Historia del Arte y el videogame, desde la que engendran un trabajo apoyado en la interdisciplinariedad y en unos pilares conceptuales que imprimen cohesión y solidez a una simbiosis de entidades alejadas o contradictorias. Con todos estos elementos nucleares estos artistas valencianos se amoldan como un guante al medio desde el que desarrollan cada uno de los proyectos que conforman una estimulante carrera de diez años.

“My juvenile” (2010) supone una regresión a la infancia para recrear un universo que tiene mucho que ver con los acercamientos a la realidad a los que contribuyó el citado Matta y sus compañeros de batalla. Cinco series de ilustraciones para representar el sueño, la pesadilla o el recuerdo en  la que lo cercano se vuelve ominoso (tal cual lo hubiera diseñado Freud en Das Unheimliche) y en las que merece mención aparte unas entidades arquitectónicas que funcionan como una contribución a la mitología de los terrores nocturnos. Si Laurie Simmons tuvo el atrevimiento de ponerle piernas a una casa (Walking house) tras las gloriosas Femme Mason de Louise Bourgeois, Tactelgraphics se alejan más aún de las intenciones de la artista francesa para crear un híbrido animal-arquitectónico, más próximo a un personaje de cómic que al símbolo de una asfixiante biografía femenina. 

Con “La piscine” (2010), obertura de su proyecto “Somewhere over Summer” (2012), que amplían más tarde con imágenes metáforicas del desarrollo de la identidad sexual en "Lost Boys" (2013), acuden a otros dos “clásicos” para contribuir al diseño de una iconografía Tactelgraphics: La piscine de Jacques Deray y Swimming Pool de François Ozon. Congeladas en una expresión extraña, estas entidades contrarrestan la frenética velocidad de la vida moderna y nos sitúan en un limbo entre las teorías espaciales de Marc Augé y nuestros primeros lugares para el ocio veraniego. Tactelgraphics abordan estos espacios de la infancia como un nuevo no-lugar ajeno al listado que el antropólogo francés diseñara en su famoso ensayo. Unos espacios estivales sin usuarios, pero más cercanos a los representados por Cabello/Carceller que a las vibrantes piscinas californianas de Hockney.  El espectador es colocado de inmediato en los confines de un habitat burgués infantil que es a un mismo tiempo vívidamente real y ensueño (esto último intensificado mediante formas geométricas que actúan como cortinas entre el emplazamiento inmortalizado y el espectador). 

En el periplo onírico en el que esta pareja se ha embarcado, encontramos también obras que suponen una muy sui generis contribución a la retratística española.  Meshes of the Afternoon (2013) (extraídos del film homónimo de Maya Deren, realizadora pionera del cine experimental estadounidense) es un catálogo de entidades oscuras enmascaradas semejantes al fantasmagórico personaje que irrumpe en una zona de cruising en “We are phantoms” del mismo año. Bellas soluciones neobarrocas en las que resuena el retrato cortesano español y el videoarte, ámbito esté último en el que los artistas continúan desarrollando nuevas entregas de este turbador proyecto. 

En el siguiente trabajo el no-lugar es ahora el soporte. Tacteland (2015) es una suerte de vidriera sobre la fachada de un hotel que nos vuelve a recordar la esencia de los proyectos de Tactelgraphics. El trabajo de mayor envergadura de este dúo es una coincidencia de ecos de historia y modernidad, que han digerido e incorporado a su universo personal. Una geométrica y simbólica segunda piel que  homenajea al art-decó, y que se apoya tanto en citas a Brancussi, como en guiños el videojuego o a La montaña sagrada de Jodorowski.

La última propuesta supone una muy personal cita a Les paradis artificiel de Charles Baudelaire, una forma de homenajear la obra sin ningún agente que actúe como modificador de la experimentación, posición que entronca con las prácticas surrealistas libres de drogas. "Paradise Waterfall" (2015) es un proyecto desarrollado a través de tres trípticos compuestos por imágenes de cascadas artificiales de los siglos XVIII y XIX (extraídas de internet para ser transformadas en imágenes semi-abstractas que ocultan lugares como el bosque de Vincennes, el parque Des Buttles Chaumont o el Palacio Real de Caserta), y por fotografías del parque de Benicalap (un “escenario idílico” para los que han vivido este espacio de la periferia valenciana). El resultado de esta apropiación es una inquietante suerte de folly  reversible que funciona, citando a Foucault, como “heterotopía feliz”  y como puente onírico entre el imaginario personal (en este lugar Menero fue atracado y Chappaz estuvo a punto de ser secuestrado) y el colectivo, y que nos sitúa en un ambiguo emplazamiento de naturaleza domesticada. 

Diez años para un atlas de giros desde la realidad que no sería posible sin la curiosidad constante de sus autores, un motor imprescindible para una particular, variada y surreal mitología que convierte a Tactelgraphics, mientras reescriben el relato social desde lo personal, en cómplices en la labor de reformular una estética surreal contemporánea que hable de una realidad en constante transformación.
Francisco Ramallo_Crítico y comisario.

EXPOSICIÓN:   
"Mid Games", Tactelgraphics.
            Del 16 de septiembre a 16 de octubre.
          
            Sala Josep Renau.
            Facultad de Bellas Artes de San Carlos.
            Universidad Politécnica de Valencia.
            Camí de Vera, s/n 46022 Valencia

            De lunes a viernes de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 h.

ENTRADA LIBRE